Logo-principal72x

¿Merece la pena facturar a través de una cooperativa de trabajo asociado?

Hoy más que nunca, momento en el que se ha publicado el anteproyecto de incremento de cuotas a los autónomos, los emprendedores y dueños de pequeños negocios se plantean la posibilidad de facturar a través de las denominadas “cooperativas de trabajo asociado” o comúnmente llamadas “cooperativas de facturación”.

Estas cooperativas siempre han existido, pero hoy en día, con la facilidad que otorga el mundo digital y el hecho de que muchas personas se lanzan a emprender por la incertidumbre y la gran cantidad de empleo precario que el mundo laboral ofrece, no hacen más que proliferar nuevas empresas dedicadas a este tipo de servicio que permiten facturar sin ser autónomo.

Pero antes de empezar a analizar los pros y contras de la facturación a través de estas cooperativas, deberíamos conocer qué son, cómo funcionan y para qué sirven.

 

¿Qué son las cooperativas de trabajo asociado?

Las cooperativas de trabajo asociado son empresas que ofrecen a trabajadores o pequeños empresarios la posibilidad de facturar por sus trabajos o servicios sin estar dados de alta en la Seguridad Social en el régimen de autónomos.

¿Qué procedimiento de facturación siguen las cooperativas de trabajo asociado?

El procedimiento es el siguiente:

  1. La cooperativa los contrata al «cliente» en régimen general como si fueran trabajadores de la empresa, les da de alta por los días imprescindibles para emitir la factura y paga por ellos la seguridad social de la nómina como si fueran trabajadores de la cooperativa.
  2. Es la cooperativa la que emite la factura a su nombre que posteriormente abona al “trabajador” una vez deducidos los costes de la seguridad social de la nómina, un pago a cuenta del impuesto de sociedades de la cooperativa y una tasa por el servicio que suele rondar el 6%.

Una vez entendido qué es y qué hace la cooperativa de facturación, vamos a entrar ya a analizar los posibles pros y contras de facturar a través de ellas.

Los pros o ventajas de facturar a través de cooperativa son varios y pueden a primera vista resultar más que llamativos:

 

  • No tienes que preocuparte del papeleo, de darte de alta y baja a la seguridad social, de pagar la cuota de autónomos.
  • Suele salir a cuenta cuando se corresponde a trabajos puntuales y el importe de la factura es poco, sobre todo si es inferior a la cuota de autónomos, aunque esto hay que mirarlo bien, como ya desarrollaré un poco más tarde en mis conclusiones.
  • No tienes que darte de alta en la Agencia Tributaria (Hacienda) ni presentar declaraciones fiscales trimestrales ni anuales.
  • Te ahorras contratar una asesoría porque la asesoría de la cooperativa es la que realiza todas las gestiones y se encarga de todos los trámites.

No obstante, existen también una serie de contras y desventajas, así como riesgos a considerar:

  • Por un lado, la figura de las cooperativas de trabajo asociado está siendo muy discutida desde diferentes sectores e investigada por el Ministerio de Fomento por ser refugio de empleo fraudulento y ser utilizada por grandes compañías para obligar a sus trabajadores a facturar a través de ellas como falsos autónomos.
  • Existen antecedentes ya de autónomos que, habiendo utilizado estas plataformas para facturar, han sido investigados por Hacienda y sancionados, obligándolos a darse de alta, presentar sus declaraciones y abonar a la seguridad social las cuotas dejadas de ingresar con los recargos correspondientes.
  • No tan solo te arriesgas a estar continuamente bajo el foco de la administración, sino que este tipo de servicios no suelen ser baratos, ya que deben cobrarte la seguridad social de la nómina que ellos pagan al contratarte, el coste de las gestiones y la tarifa por sus servicios.
  • No puedes deducirte los gastos de la actividad por lo que ganarás dinero y lo tendrás que declarar a hacienda en renta como nómina de trabajador por cuenta ajena de la cooperativa, pero no podrás deducirte en ningún momento las compras o gastos que hayas necesitado para obtener el ingreso.

 

 

Entonces, ¿Cooperativa o darse de alta como autónomo?

 

Hoy en día, si dispones de un certificado digital, obligatorio para casi todos los trámites que realices ante las administraciones, es realmente muy rápido darte de alta de autónomo y de obligaciones con la Agencia Tributaria (Hacienda). Puedes realizarlo contratando un asesor, pero también puedes hacerlo tu desde casa ya que no es imprescindible la figura del asesor, aunque sí recomendable (esto es ya otro tema que trataré en futuros artículos).

En cuanto al tema de alta en la seguridad social debemos saber lo siguiente

Hace un tiempo, cuando al darte de alta de autónomo cualquier día del mes te obligaban a pagar la cuota de todo el mes aún podría entenderse que tenía sentido buscar fórmulas para ahorrarte este pago, pero hoy en día, la legislación te permite, en las tres primeras altas de autónomo que realices en el año, pagar solo por los días exclusivamente trabajadores, esto es, escoger los días que quieres permanecer de alta durante el mes.

De esta forma, podrás darte de alta 1, 2, 3 o los días que quieras y pagarás una cuota mínima correspondiente a la parte proporcional de los días de alta. Decir, que los días de alta deben tener sentido y corresponder con los días que hubieras necesitado para la prestación del servicio que vas a facturar, esto es, no puedes facturar “trabajos realizados 21 días del mes de enero” (que tampoco sería correcto, pero eso ya será otro cantar) y luego darte de alta solo 1 día de autónomos.

Y en cuanto a la relación con Hacienda…

Lo mismo con las declaraciones de Hacienda. Puedes ir dándote de alta y baja o puedes darte de alta y no darte de baja y en el trimestre declarar por lo que hayas facturado durante el trimestre, si lo has hecho, o simplemente presentar las declaraciones sin actividad, si no has facturado, pero sobre todo presentar siempre las declaraciones, hayas facturado o no, por cuanto si no lo haces te requerirán para que lo hagas y te sancionarán. Presentar una declaración sin actividad es algo simple, no obstante, mucha gente se olvida de hacerlo y es por ello que siempre es aconsejable contratar la figura del asesor, que no tan solo te presenta los impuestos sino que te controla también que estés al día de todas tus obligaciones y te ayuda a hacerlo con el mayor ahorro fiscal. Piensa que la sanción de no presentar una declaración trimestral sin actividad puede ser más cara que la cuota de un asesor, por lo que plantéate si te apetece más dormir tranquilo o tener todo bajo control.

Bueno, voy a seguir que siempre me desvío de tema, casi parece que tenga interés en que contrates un asesor, por qué será… es broma… sigo.

Vamos a analizar ahora la parte jurídica

Para finalizar hablaré de la parte más jurídica, la de la legalidad o no de facturar servicios mediante cooperativa.

La facturación a través de cooperativas solo es interesante e incluso desde mi punto de vista legal, cuando se trata de un trabajo muy puntual o cuando se trabaja por cuenta ajena de forma habitual y únicamente se realizan pequeños trabajos por cuenta propia de manera ocasional.

Fuera de estos supuestos, si facturas servicios que ejerces de forma habitual sean del importe que sean, ya sean de menos del salario mínimo interprofesional o no, según el Estatuto de los Trabajadores, deberás darte de alta por cuanto en el mismo E.T. se dice que «debe darse de alta como trabajador autónomo quien realice de forma habitual, personal, y de forma directa, una actividad económica o profesional a título lucrativo por cuenta propia fuera del ámbito de organización y dirección de otro».

Conclusión

Por favor, mírate bien este tema antes de contratar los servicios de una cooperativa. No te digo que no lo hagas, solo que tengas en cuenta todos estos pros y contras, y en caso de que tengas dudas si tu situación es legal o no, no dudes en consultar un asesor para que te oriente si puedes o no utilizar esta figura de servicio.

Espero haberte despejado alguna duda, en el mundo del emprendedor y pequeño empresario es cierto que hay que controlar todos los gastos pero recuerda que siempre es mejor, desde mi punto de vista, dormir tranquilo que ahorrarte un euro.

inversiones-inmobiliarias

Accede al test de diagnóstico gratis

Entender si puedes invertir y qué necesitas para hacerlo es lo más importante antes de intentar saltar al mercado inmobiliario por ti mismo. Con este test, descubrirás si, tus conocimientos y situación actual son idóneos para empezar a invertir y establecer una estrategia inversora que te aporte la máxima rentabilidad.